11.06.2022
Huesos
de madera

MARCAT DANCE
Mario Bermúdez, bailarín y coreógrafo
Marilisa Gallichio, bailarina
Javier Negrín, piano

Más información
Sábado 11 de junio 22:00 h
Auditorio del Hospital de Santiago
Entradas desde 6€

Fotos © Marcat Dance y Tommaso Tuzj
Edit

Dirección y coreografía: Mario Bermúdez Gil
Asistente de coreografía: Catherine Coury
Director musical: Esteban Ocaña
Dramaturgia: Isabel Vázquez
Intérpretes de danza: Mario Bermúdez y Marilisa Gallicchio
Pianista: Javier Negrín Dorta
Diseño de escenografía: Dolores Victoria Ruiz Garrido
Diseño de vestuario escénico: Yaiza Pinillos
Diseño de iluminación: Mamen B. Gil

Edit

Cuando Antonio Gil Pérez tuvo el accidente vio una luz. Un destello cegador que, él entonces no lo sabía, era el anuncio de su nueva situación de vida. Quedó parapléjico, y todo discapacitado conlleva una doble carga. La suya propia y la del que ha de atenderlo. En esto ha pensado mucho Mario Bermúdez viendo a su madre cuidar de su tío Antonio Gil. Y lleva tiempo queriendo expresar artísticamente esta historia, que es la de su madre, su tío, su entorno y la suya propia, pero también la de tantos otros sobrinos, hermanas y tíos de alguien con discapacidad.

Como es coreógrafo, no se le ocurre otro camino para contarlo que no sea a través de la danza, aunque sea la primera vez que su compañía Marcat Dance se aleja de sugerencias y evocaciones para encarar una historia tan concreta, tan cercana. Huesos de madera, que tiene su antecedente en la pieza corta Wooden Bones (2016), quiere llamar la atención sobre el silencioso acto de sacrificio y generosidad del cuidador. Lo que implica, lo que supone, lo que casi nadie ve porque la tragedia del malogrado tiene mayor impacto y visibilidad. Quiere ser también sentido homenaje a tantos discapacitados y sus cuidadores.

Como en todas las creaciones de su compañía, la dramaturgia de Huesos de madera es propia pero quiso esta vez, por la cercanía emocional con el tema, contar con un ojo externo que lo guiara por este laberinto de emociones que conforman un material coreográfico más íntimo y personal que de costumbre. Y así es como la veterana bailarina y coreógrafa Isabel Vázquez, su maestra de otro tiempo, se ha incorporado al equipo. En la danza, el mismo Bermúdez y su bailarina Marilisa Gallicchio, pero no como protagonistas porque hay dos más en escena: el pianista Javier Negrín, siempre inmóvil tocando su piano de cola, y una silla, que trasciende su condición de atrezzo para convertirse en una parte relevante de la narrativa, el símbolo inequívoco de postración e inmovilidad.

También está la luz, la imitación de ese destello que cambió en antes y después la vida del tío Antonio. Lejos de la postura de acompañante musical y en absoluto ejerciendo su rol como pianista en una gala de ballet, Javier Negrín interpretará en directo conocidas y reconocidas obras del repertorio universal, todas con una fuerte carga emotiva que se hace responsable de la atmósfera y tono de la pieza. Bach, Händel, Rachmaninov o Beethoven y su emotivo Claro de luna, que tiene relevante momento, prestarán su belleza melancólica a la coreografía.

Edit

MARCAT DANCE

Marcat Dance es el hogar artístico de Mario Bermúdez Gil, el multipremiado coreógrafo español, y de la bailarina norteamericana Catherine Coury, co-fundadora de la compañía. Con base en España, en Marcat se dedican a compartir su creatividad y su alegría de movimiento a través de la exhibición,  creación y enseñanza que realizan por todo el mundo.

Marcat Dance cree en el poder de la imaginación, en tomar riesgos creativos y en la continua investigación de la dinámica del cuerpo. Desde su fundación en el año 2016, la compañía ha actuado e impartido talleres en lugares y festivales de renombre tanto en España (Festival Itálica), como en varios países de Europa, Oriente Medio (Teatro Inbal en Tel Aviv, Israel), Asia (Vanguard Body en Shanghái, China y Yokohama Collection, Japón), Norteamérica (Jacob’s Pillow, Beckett, EEUU) y Sudamérica (Festival Prisma, Panamá).

Desde su creación en 2016 amplio repertorio de Marcat Dance ha recibido múltiples reconocimientos: actualmente es finalista en tres categorías – mejor coreografía, mejor bailarín y mejor bailarina- de los Premios MAX (2020), ha ganado el Primer Premio de Coreografía en concursos coreográficos internacionales tan relevantes como el Certamen Internacional de Coreografía Burgos – Nueva York (2019), el Festival Internacional de Danza Masdanza (2018) y el Certamen Coreográfico Distrito de Tetuán Madrid (2017); y ha obtenido premios de producción: en el Concurso Internacional de

Coreografía de Duetos de Rotterdam (2018) y en el Concurso Internacional de Coreografía de Copenhague (2016). Finalista en tres categorías de los Premios MAX 2020.

Edit