Amigos de la música

Corría el año 1983. Por este tiempo, nuestra ciudad venía gozando de un gran auge en el movimiento asociativo, sobre todo de índole cultural. Grupos que defendían el cada vez más amenazado patrimonio monumental de la ciudad, los amantes del teatro, de la fotografía, de la literatura… de la música. A la larga travesía de décadas en solitario de nuestra banda de música, la “Agrupación Musical Ubetense”, único vehículo (junto a las compañías de zarzuela que se asomaban en la Feria de San Miguel) que difundía entre los ubetenses la música de altura, la de los grandes compositores, muy diluida entre pasodobles, y fragmentos (“fantasías”) de zarzuela, vinieron a sumarse dos conjuntos corales y algún grupo aislado, más reducido en cuanto a contingente, cultivadores de la música tanto instrumental como cantada.

Pero faltaba una entidad que agrupara a los “aficionados” a la Música y que, haciendo bueno ese refrán que pondera la unión de voluntades como generadora de poderes insospechados, consiguiera traer a nuestra ciudad conjuntos e intérpretes de calidad en este campo, tan ausentes desde siempre por estos lares, poniéndolos al alcance de tanta gente resignada que amaba esta música y sólo podía escucharla a través de la radio, la televisión o algún disco. O, más aún: que además diera a conocer, a aquellos que por falta de oportunidades la ignoraban, las grandes bellezas que atesora y el beneficio sin límites que supone tan hermoso arte para el espíritu. Y así nació “Amigos de la Música de Úbeda”.

Un grupo de personas unidas por este ideal común, se reunió, realizó los oportunos movimientos para legalizar la asociación, formó su junta directiva, anunció la existencia y necesidad de que todo aquel interesado se apuntara como socio y, finalmente, realizó su puesta de largo y presentación ante los habitantes de esta monumental ciudad.

Sería el 24 de junio y, por supuesto, con un concierto, como no podría ser de otra manera. Seriedad, modestia de medios, e intenciones inefables (se exponía verbalmente al público alguna información básica sobre las músicas que se iban a escuchar, antes de comenzar los conciertos) dieron fuerzas e ilusión de sobra para que aquella tarde, la llena de público Sacra Capilla del Salvador acogiera en su altar al Cuarteto de Cámara Ciudad de Úbeda -grupo recién creado que también se presentaba en la ocasión- y éste esparciera por sus espacios interiores las armonías de Mozart, Schubert, Brahms, Granados y Bizet.

Para la historia, nuestros primeros artistas, componentes del cuarteto: Manuel Antonio Herrera Moya, piano, dirección y arreglos, Marcos Soriano Sagra, saxofón, Francisco Delgado Chaves, clarinete y Diego Martínez Martínez, flauta.

JUNTA DIRECTIVA

Antonio Fuentes Miranda, presidente
Macarena Humanes Galván, vicepresidenta
Ricardo Villa-Real Berruezo, secretario
Fernando Redondo Martínez, tesorero
José Ramón López-Agulló Lendínez, responsable relaciones institucionales
Antonia Atienza Raya, responsable de socios
Ana Carmen Ortega Navarro, responsable de protocolo y actos
Ángel Escobar Benavides
Rafael Abolafia Cruz
María Encarnación Angosto Trillo
Petri Biedma Gallego
Antonio Duarte Cózar
Alfonso Fernández de la Torre
Antonio Gordillo García
Domingo Moreno Medina
Martín Moro Quesada
Esteban Ocaña Molina
Carlos Rentero Lechuga
Nicolás Rojas Barrionuevo
Antonio Sánchez Montoya
Leo Tallada Redondo

Si quieres hacerte socio de Amigos de la Música y contribuir al desarrollo de la cultura y la música déjanos tus datos y te informamos.

Con las lógicas prevenciones iniciales del Ayuntamiento, única entidad a la que en principio dirigimos -aparte alguna ayuda muy menor de comercios o entidades bancarias- nuestras peticiones de apoyo y que, siempre escaso de liquidez, ya sufragaba actividades de otras iniciativas preexistentes, comenzaron a sucederse los conciertos, primero de forma esporádica y, poco a poco con frecuencia creciente, dado el progreso en resultados artísticos y de aceptación por parte de la ciudadanía.

Al “material autóctono” que principalmente se usó en las primeras actividades (solistas locales, a veces en dúos, o en grupos de cámara), se unieron casi a la par conjuntos más o menos numerosos principalmente provenientes de Europa Central, que llegaron a nuestra ciudad dándonos a escuchar “en vivo” a los grandes clásicos, ante un número cada vez mayor de sorprendidos espectadores.

Nuestro primer presidente, el citado maestro Herrera Moya, por motivos laborales, se vio obligado a dimitir, asumiendo la presidencia el entonces tesorero, Diego Martínez, que, en el andar de los años, sería elemento crucial en el desarrollo futuro de la Asociación. Porque fue precisamente Diego quien, cumplido el primer lustro de vida de Amigos de la Música, percibió cómo se generaba un creciente interés por la música “grande”, lo que le llevó a proyectar una “temporada de conciertos” durante la cual se podría disfrutar de éstos casi a diario en la noble ciudad. Nació así, en la primavera de 1989, la primera edición del denominado inicialmente Festival de Música “Ciudad de Úbeda”.

ANTONIO FUENTES MIRANDA · Presidente Asociación Amigos de la Música de Úbeda

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
ENTRADAS